miércoles, 24 de agosto de 2016

Philip Roth 1. Psicopatología del deportista profesional

Hablar de Philip Roth y deporte es entrar en un jardín. Tan exuberante y lleno de matices es su relato. En una conversación con Hemingway que Philip Roth  se inventó, disputan por la gran novela americana: ¿la escribiste tú o está por escribir? Para concluir que la gran novela americana será sobre béisbol o no será. Luego se pone manos a la obra (PhilipRoht. La gran novela americana 1973
La zafiedad del pelotero Joe di Magio
).
 
Los personajes de La gran novela americana son los deportistas, los directivos y los espectadores del béisbol. Es mejor leer la novela entera pero en un párrafo resume lo que piensa de la capacidad mental de los “peloteros” profesionales. Son gente desinhibida, pero está claro que el deseo de comportarse de forma desinhibida no es una intención explícita, como pudiera ser la del pintor que busca el trazo desprejuiciado del niño. Lo que pasa es que no dan más de sí. “Escuchar las divagaciones de Huckleberry Finn es como escuchar al noventa por ciento de los jugadores de béisbol que en el mundo han sido…” Se refiere a sus ocupaciones familiares, a sus ensoñaciones sobre la libertad de dejarse llevar por el río…
Pone numerosos ejemplos del comportamiento infantil de los deportistas profesionales, pero nos resultará fácil entenderlo si pensamos en los futbolistas que exhiben los valores de su éxito en fiestas con los chicos y las chicas más guapísimas, la gorra atrás, los coches caros, los pelos cardados, los yates; son la imagen del éxito y el modelo de los valores del deporte.
Luego se confiesan redimidos por el deporte. Gracias al deporte son algo (tienen dinero, son queridos). Gil Gamesh, después de ser expulsado de la liga profesional y de una peripecia soviética que no tiene desperdicio, vuelve a Norteamérica y el jugador reconoce: “… por primera vez en la vida me daba cuenta de que este era mi país, de que un país, algo, podía ser mío realmente”. “No, mi corazón nunca lloró por la humanidad, ni por la clase obrera, sólo por mí, por el número 19”.

Creo que después de leer La gran novela americana habremos aprendido todo o que hay que saber sobre la psicopatología del deportista profesional. Pero hay mucho más que saber sobre el deporte y Philip Roth nos lo enseña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario